FANDOM


← Cap066 Cap067 Cap068 →

Hacia el oeste (西へ…, Nishi e...) es el capítulo número 67 del manga Dragon Ball de Akira Toriyama. Fue incluido en el Tankobon ¡El gran error de Bulma!. Su equivalente en el anime es el final del Episodio 41, el Episodio 42 y el comienzo del Episodio 43. Es precedido por El final de Muscle Tower y es seguido por Bulma de la capital del oeste.

PortadaEditar

La portada muestra a Son Goku y a una joven mujer cavernícola montados en un dinosaurio en la naturaleza.

SinopsisEditar


Spoiler ¡Cuidado!, spoilers debajo.

Dentro de la casa de Suno, Goku comía toda la comida de su alrededor mientras los demás observaban sorprendidos de todo lo que cenaba. El padre de Suno y el alcalde le agradecen al niño y a Número 8 por haberle devuelto la paz a la Aldea Jingle. La madre de Suno se pregunta por qué tienen que ocurrir tantas desgracias por una simple esfera, mientras el padre se pregunta en dónde estará dicho objeto puesto que nunca habían podido encontrarla. De repente, Número 8 revela tener en su posesión a la Esfera del Dragón de 2 estrellas, causando la impresión de todos los presentes. El padre de Suno le pregunta por qué tenía la Esfera, y el androide le responde que la había encontrado de casualidad un día y la había mantenido oculta, puesto que si el Ejército de la Patrulla Roja la encontraba, hubiera asesinado a toda la aldea.

Luego de unos momentos de silencio, el alcalde lo felicita y le dice que le caía muy bien, para luego mencionar que decidió invitar a ambos a vivir a su casa. El Androide Número 8 se cuestiona si aceptar la invitación, pero tanto el alcalde como Son Goku lo incentivan a que acepte. Número 8 le dice que no podría hacerlo puesto que era un androide, pero el alcalde le dice que no había problema y lo hace sentir mejor diciéndole que era mejor que muchos hombres de verdad, por lo que Número 8 acepta. Por otro lado, Goku rechaza la oferta argumentando que tiene que ir a buscar la Esfera del Dragón de su abuelo, por lo que Número 8 le dice que lo echará de menos, aunque Goku le dice que volverá a verlos. En ese momento, la madre de Suno les dice al niño y al androide que ambos están muy cansados y será mejor que se vayan a dormir pronto, mientras el alcalde le dice a Número 8 que se quede esta noche con Goku y vaya para su casa mañana. Dicho esto, el alcalde se marcha y les desea buenas noches a todos.

Tiempo después, en la noche, Suno se maravillaba de ver las Esferas del Dragón por primera vez, por lo que Goku decide regalárselas. No obstante, la niña rechaza la oferta debido a que si se las quedaba, la Patrulla Roja volvería a la aldea para matarla y robarle las esferas. Por otra parte, el Androide Número 8 le pregunta a Goku si ese diminuto artefacto tecnológico se trataba en realidad del Radar del Dragón que tanto anhelaba el General White, a lo que el niño le afirma que sí. El muchacho intenta encender el Radar, pero éste no responde debido a que se había estropeado ya que Goku peleó con él todo el tiempo. El Androide Número 8 se ofrece a intentar arreglarlo, pero los mecanismos eran muy avanzados incluso para él. Goku decide viajar hacia la casa de Bulma en la Capital del Oeste para que arregle el Radar, pero luego recuerda que ya no tenía la Nube Voladora, por lo que decide ir caminando. Impresionada por lo que acaba de escuchar, Suno promete darle una provisión de comida mientras el Androide Número 8 le desea un buen viaje. El grupo decide dormirse finalmente mientras Número 8 se alegra de dormir en un colchón por primera vez.

A la mañana siguiente, los habitantes de la aldea se sorprenden de que Goku decida marcharse a pie, pero éste les responde que se debe a que la Patrulla Roja le había destruido su Nube Voladora. En ese momento, un anciano aparece y le dice que en su época habitaban las Nubes Voladoras, lo cual lo confirma el alcalde. Sin embargo, como en el mundo dejaron de existir los hombres buenos, las Nubes Voladoras dejaron de habitar la Tierra, por lo que si el niño podía subirse a una significa que valía mucho. Luego de escuchar la historia, Goku le dice que la Nube había muerto, pero el anciano le responde que la Nube Voladora no puede desaparecer y le pide que intente llamarla. El niño obedece y, luego de unos segundos, la Nube Voladora aparece en el horizonte dirigiéndose a toda velocidad hacia la dirección de Son Goku. El muchacho se alegra de ver a su preciado objeto nuevamente y luego se despide de todos los habitantes para partir hacia el oeste con la intención de ver a Bulma. Los aldeanos se despiden eufóricos mientras Son Goku comía la comida preparada por Suno.


Spoiler Los spoilers terminan aquí.

Hechos importantesEditar

PersonajesEditar

LugaresEditar

ObjetosEditar

Véase también Editar

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.